Nuestra historia

Nuestra historia empezó cuando nuestro bisabuelo, Josep Vila junto con un compañero de las famosas y a la vez desaparecidas mantequerías Tívoli de la Calle Casp decidieron independizarse y fundar su propio negocio.
Comenzaron su aventura en 1929, adquiriendo un local especializado en fiambres, gelatina de gallina y quesos y mantequilla de los Pirineos en la peatonal calle de Santa Anna, que nace en la Rambla, y que a día de hoy sigue en manos de la familia de sus fundadores.
En sus En sus inicios era una charcutería con barra, con grill y con restaurante especializado en embutidos, caza y repostería. Josep Vila era pionero en la elaboración de fiambres, había colas para degustarlo.

Contacto
façana Santa Anna 1966.jpeg